Garantizar triunfos en la empresa

Garantizar triunfos en la empresa

Resumen

El uso de nuevas aplicaciones tecnológicas es la base para consolidar la permanencia de un negocio. ¡No solamente es la contabilidad electrónica, también la rentabilidad!

Un software ERP puede aumentar en gran medida la rentabilidad de cualquier empresa que es instalada con éxito. La implementación exitosa de un software ERP, sin embargo, puede ser un desafío, especialmente en una escultura corporativa donde existe una resistencia inherente a estos sistemas. Realizar esto requiere que la empresa entienda como superar las barreras, se debe persuadir a los empleados a que comprendan que el sistemas no sólo es necesario para el negocio, sino que también es beneficioso para toda la estructura de la empresa, es primordial que el personal que colabora en ella, entienda que el software ERP no es una amenaza de trabajo, por el contrario, realmente puede servir para garantizar la longevidad de su empleo, así como la de la empresa.

DETERMINAR EL ÉXITO

Con la finalidad de determinar el éxito como resultado de un esfuerzo, debe haber criterios establecidos que indican si un resultado se ha logrado o no. Esto requiere de un modelo útil, como el que ofrece la Universidad de Manchester para determinarlo.

Para que cualquier sistema ERP tenga logros, es necesario que el propio sistema y la información sean de alta calidad. Cuando estos criterios se cumplen, es probable que los empleados, no sólo comiencen a utilizar el sistema, sino que también, se sientan satisfechos al ver cómo funciona realmente para ellos. Este aumento en el uso del sistema y la satisfacción de los empleados como lo resultados que obtienen de él, puede generar un gran efecto positivo en ellos, de manera individual; tal como se revela en el modelo de la Universidad de Manchester para determinar el éxito, donde se demuestra que una vez que se ha generado ese impacto individual en la empresa, el “boom” organizacional es alcanzado.

Con la implementación del software ERP en una empresa, se busca evaluar primeramente el impacto organizacional. Sin embargo, se puede cometer el error, de dimensionar éste, incluso antes que cualquiera de los criterios antes mencionados se hayan cumplido, lo que posiblemente le haría pensar a quien realiza la evaluación, que el ERP haya fallado para la empresa, sin mirar las causas profundas de ese fracaso.

Si el software ERP no ha generado un impacto en la organización, hay que mirar hacia atrás y reconocer en la sociedad, si en los individuos se a generado ese impacto que ha hecho que para ellos sea más fácil hacer su trabajo. Si no es así, debemos ir aún más atrás y determinar si los usuarios consideran que el ERP responde a sus necesidades, y por lo tanto, continúen adelante, y manejan el software. En mucho casos, puede llegar a ser evidente que la resistencia al nuevo sistema, sea derivado de una conducta negativa inherente por parte de los usuarios dentro de la empresa, lo que les conlleva a no manejarlo y por ende, sino usan el software, no pueden “realizar”, Si éste no es el problema debemos contemplar la posibilidad de que el sistema ERP, carezca en sí mismo de algún sentido.

Puede ser que la información que se ingresa a él, tenga carencias intrínsecas, o sea deficiente, en cuyo caso, debemos comprender que no existe un sistema de TI que puede funcionar, ya que depende de la calidad de información que se ingresa en él.

DIFERENCIAS EN LA EVALUACIÓN

Una Investigación de la Universidad de Malaya revela que las empresas no sólo deben tener en cuenta cómo se está utilizando el sistema ERP y lo provechoso que pueda ser de forma general, pues deben de entender que hay diferentes criterios para determinar el éxito.

Tomemos, por ejemplo, la diferencia en la forma en que él éxito o el fracaso serían evaluados por un empleado en la organización y el director general de una empresa. El CEO probablemente verá el éxito o el fracaso en términos de si el software ERP se ha instalado en el tiempo estipulado y ha cumplido con el presupuesto, también tomara su determinación, con base en los “numero duros”, buscando el aumento en la rentabilidad como resultado del software ERP que está adoptando.

Esto contrasta con la perspectiva de un empleado. El cual, es probable que juzgue la utilidad del software ERP, baso en la cantidad de diferencia que hace en su trabajo. ¿Funciona correctamente? ¿Hace que el ingreso de la información sea más fácil?

Todos estos factores, influyen considerablemente, no sólo en la evaluación general del empleado para determinar el éxito o el fracaso del software ERP, sino también en su voluntad y disposición para adoptarlo como parte de su proceso de trabajo.

Colocar a una empresa en armonía con el software ERP, requiere también de poner en armonía todos estos diferentes puntos de vista sobre el software. Diferentes medidas de éxito tienen que ser entendidas y apreciadas por diferentes personas dentro de la empresa, por lo que las actitudes hacia el software ERP se pueden mantener como positivas.

Compartir
Déjanos tu comentario

Tenga en cuenta

Somos un equipo de profesionales dedicados, que ofrecen temas y complementos empresariales de alta calidad.